Consultoría estratégica

En BSIC nos ponemos a la altura de las necesidades de nuestros clientes e intentamos captar la confianza de los directivos para poderles aportar las soluciones más acertadas. Gracias al estudio previo podemos determinar los puntos débiles donde incidir y adoptar las medidas más apropiadas al contexto de la empresa. Nuestra actividad se entra en áreas de:

Investigación, desarrollo e innovación: I+D+I

El nivel de Investigación, Desarrollo e Innovación de nuestro país está muy bajo respecto a otros países de la UE. En 1995 aparecen unas deducciones fiscales del impuesto de sociedades, referidas a temas de I+D, pero desde el primer momento muy pocas empresas lo aplican, las empresa no deduce prácticamente nada; las causas de ello hay que verlas en las negativas de Hacienda a las deducciones y a los temores de las empresas a inspecciones fiscales.
En el año 2003 se publica el RD 1432/2003, que regula los aspectos de I+D+i. A nivel político se crea un proyecto destinado a potenciar I+D+i sobre la base de ayudas fiscales, por medio de “informes motivados” emitidos por el Ministerio de Industria y totalmente vinculantes para Hacienda. ¿Cuál es su finalidad? Aumentar la confianza empresarial en las deducciones fiscales a partir del “informe motivado”.
Una empresa puede acogerse a las deducciones fiscales, sin el “informe motivado”, simplemente practicando directamente la deducción, pero al ser esa deducción muy evidente, lo más probable es la intervención de la Agencia Tributaria. Si se efectúa la deducción, sin “informe motivado”, Hacienda tiene plenos derechos para negarla, al tiempo que no hay camino de retorno, es decir, ya no se puede acudir al “informe motivado”.

  • ¿Qué es I+D+i?
  • Hay unas características que debe cumplir todo proyecto de I+D+i:

  • Ser novedoso.
  • Ser razonablemente necesario para mejorar un proceso o un producto.
  • Implicar riesgo, es decir debe haber incertidumbre sobre el resultado final.
  • Debe significar una mejora sustancial.
  • Hay que tener muy claro que no nos estamos refiriendo sólo a productos, sino también a procesos de trabajo, en otras palabras, I+D+i tiene muy en cuenta el hecho de fabricar un producto ya existente, pero con menor coste o mayor calidad. Un ejemplo de innovación, al que bastantes empresas podrían acogerse, sería aplicar mejoras, mediante sistemas de trabajo, útiles o complementos, para el rendimiento de una máquina.

  • Costes
  • El beneficio es uno de los principales objetivos de las empresas. El beneficio sólo se consigue cuando el coste de la totalidad de la actividad, sea para prestar un servicio o para fabricar un producto, es inferior al importe que se obtiene en el momento de su cobro.
    Así mismo, el sistema de costes es clave para la previsión del beneficio, lo que significa que si un empresario quiere trabajar con un dato tan fundamental como los beneficios previstos, debe contar con un correcto sistema de cálculo de costes.

  • ¿Dónde se origina el beneficio?
  • En una empresa que fabrique más de un producto o que ofrezca más de un servicio, el beneficio se origina a través de tres actividades:

    La aportación del margen bruto de los productos aplicados.

  • Por la eficacia de la mano de obra.
  • Por las posibles subcontratas.
  • El rendimiento del personal
  • Controlar el coste de la mano de obra, de los comerciales, de los componentes del departamento técnico o de los maquinistas es muy aconsejable y, normalmente, acostumbra a hacerse en las empresas. Pero de qué sirve este control si no hay un comparativo de los rendimientos que nos estas personas aportan.
    Pongamos un ejemplo; cuando un profesional pide un aumento de sueldo, ¿qué información tiene el directivo para concederlo o negarlo? Si no puede comparar el coste de esta persona con su rendimiento, ¿cómo va a tomar la decisión?.

  • Los costes fijos
  • Hay varios criterios de clasificación de costes. El que los distingue entre fijos y variables es de demostrada utilidad. ¿Es posible reducir los costes fijos? La incidencia de los costes fijos en el beneficio es tan significativa que, en la mayoría de empresas, es el objetivo fundamental. Cuál va a ser la respuesta del beneficio ante una reducción de coste fijo y cuál es el margen de eficacia con el que la empresa trabaja son cuestiones que ningún empresario debería desconocer.

    Estrategia y Dirección

    La actividad económica está en una fase dominada por la gran rapidez de cambios, fruto de las nuevas tecnologías, de la globalización y de las necesidades variables de los consumidores.
    En consecuencia, es absolutamente evidente que si la economía está tremendamente condicionada por la rapidez de los cambios, aquellas empresas que estén preparadas para detectar qué quiere el mercado y cómo ofrecérselo, son las que se desmarcarán del resto. Hoy en día hay empresas que prosperan y otras que sobreviven. Hay empresarios que apuestan por tomar iniciativas mientras otros prefieren ser seguidores. Pero la mayor diferencia se encuentra en el tiempo que se pierde esperando que otros tomen la iniciativa por nosotros. Éste es un tiempo que no sirve para posicionarse en el mercado, quien se posiciona es quien decide; quien se posiciona es quien tiene ventaja y gana un tiempo precioso que otros desaprovechan.
    Tomar decisiones encaminadas a potenciar el futuro, entendiendo que al hablar de futuro no nos referimos a cinco años vista, sino a mucho menos, entraña riesgos. Quien decide tiene ventajas comparativas importantes respecto a la competencia, pero quien decide y no acierta pierde tiempo y puede desmotivarse. Para evitar errores hay que hacer un detenido análisis de la situación de cada empresa, de forma individual.
    ¿Cómo se logra ser competitivo? Las clásicas teorías empresariales hablan sobre la organización y el control, la planificación y la gestión, aspectos en los que estamos plenamente de acuerdo.
    Pero de nada sirve lo anterior si la estrategia del futuro inmediato (o a medio plazo) es equivocada. Suponemos que se tiene muy claro que no sería lo más adecuado invertir en industrias del carbón; de acuerdo, es un ejemplo evidente…, pero ¿están los empresarios seguros que lo que les ha venido funcionando hasta la fecha será válido mañana?. ¿Están seguros que sus inversiones actuales son válidas para el futuro o simplemente se hacen obligados por las circunstancias? Hay que invertir en futuro.

    Valoración de empresas

  • ¿Cuánto vale nuestra empresa?
  • Esta sencilla pregunta genera toda clase de opiniones porque involucra una serie de factores internos y externos, tangibles e intangibles, económicos, sociales, tecnológicos, productivos, laborales, legales y de mercado. La valoración de una empresa debe hacerse considerando que la vida de la empresa es ilimitada, siendo imprescindible por tanto sumar al valor actual estimado y el valor de su continuidad.
    Es muy probable, de hecho es una realidad casi constante, que una empresa tenga un valor distinto para personas distintas, sin que esto implique forzosamente error por parte de nadie, ya que en definitiva una cosa es el valor y otra el precio. El valor es estimativo, el precio es lo que el mercado está dispuesto a ofrecer por esa empresa. Es evidente que la información contable no muestra la realidad del valor de una empresa. La realidad es que una empresa vale por su capacidad de generar beneficios futuros adicionalmente de lo que posee en un momento determinado, es decir, una empresa vale por sus activos netos más el valor presente de sus beneficios futuros.

  • ¿Por qué valorar una empresa?
  • Los motivos pueden ser internos, es decir la valoración está dirigida a los gestores y/o socios de la empresa y no para determinar su valor para una posterior venta. Objetivos de la valoración:
  • Conocer la situación del patrimonio.
  • Verificar la gestión llevada a cabo por los directivos.
  • Establecer las políticas de dividendos.
  • Estudiar la capacidad de deuda.
  • Herencia, sucesión.
  • Las causas externas de la valoración vienen dadas por la necesidad de comprobar y demostrar el valor de la empresa ante terceros.

    Organización industrial

    Una buena planificación de la planta y la consiguiente optimización de la producción son elemento fundamental para la obtención de resultados en empresas manufactureras. La innovación continua en los procesos industriales constituye una labor fundamental en la estrategia de producción.

    Las áreas a revisar:

  • Layout de planta (Distribución de la planta de fabricación).
  • Pensemos que los layout de planta pueden tener una vida útil, en término generales, de 5 años, como consecuencia de la variación en la demanda de los productos fabricados y los cambios en diseños y tecnologías. La definición de un layout es un problema de asignación de posiciones dentro de un espacio determinado, buscando aquella que sea la más óptima posible. Se deberá encontrar respuesta a preguntas concretas como: ¿Qué es mejor, organizar la planta por procesos o por productos?.

  • Planificación de recursos.
  • El mayor problema que encuentra cualquier empresa dedicada a la producción es el de organizar sus recursos de la forma más adecuada para sacar el mayor rendimiento posible, mejorar la productividad y cumplir con los plazos establecidos, sin incurrir por ello en mayores costes.
    El Plan de Producción nos permitirá saber quién se dedica a qué, cuándo y en cuánto tiempo. Nuestros clientes tendrán certeza respecto de los plazos asignados y dispondremos se margen para imprevistos, intentando que éstos no se conviertan en el método de trabajo.
    Planificar significa trabajar con método y con criterio, evitando actuaciones forzadas e imprevistas “apagando fuegos” constantemente.

  • Reingeniería de procesos.
  • Consecuencia de las cambiantes situaciones del mercado, producción y tecnología, los procesos productivos se ven alterados, lo que obliga, en la mayoría de los casos a revisarlos y adecuarlos a la realidad, por lo que es necesario efectuar actividades de reingeniería.

  • Análisis de la Productividad.
  • Se considera un elemento esencial de toda organización el conocer de forma clara y concisa el nivel de productividad de sus operarios. Y no siempre es posible efectuarlo a partir de una medición de tiempos, por lo que hay que buscar alternativas y soluciones para conseguir mejorar el coeficiente.

  • Gestión de la calidad total (TQM).
  • Muchos son los métodos para optimizar y mejorar el rendimiento productivo. De entre ellos, los propuestos por las normas internacionales (ISO 9001, entre otras), permiten mejorar de forma continua y segura, encaminándonos hacia la Calidad Total: hacer bien las cosas a la primera.

    Volver

    Relacionados

    Sistemas de Gestión Consultoría Estratégica Comerció Exterior práctico Servicios Continuidad Empresarial Finanzas

    ¿Conoces los puntos débiles de tu empresa?

    Consúltanos...

    Mailing

    Escriba su nombre, correo electrónico y elija de la lista
    su ciudad para ser añadido a nuestra lista de correo.

    Ciudad:

    ¿Como nos ha conocido?


    Política de Privacidad Mapa del sitio

    © BSIC. Reservado todos los derechos 2015. Site by sdomenech