Cada emprendedor  es diferente y único pero aun así todos ellos tienen un elemento que los une: la pasión por su trabajo y el deseo de tener éxito en su iniciativa empresarial. Sin embargo,en el mercado hay proyectos que funcionan y muchos otros que no, y aunque las razones pueden ser muchas, generalmente atribuimos la culpa de nuestro fracaso a elementos externos, como por ejemplo la saturación del mercado, la situación económico-financiera o la crisis. Pasando por alto que quizás el motivo del fracaso sea nuestra propia gestión. 

Saber qué tipo de emprendedor somos y detectar a tiempo nuestros fallos nos ayudará a llevar una mejor dirección de nuestro propio negocio y a prosperar en el sector.

1. El Escéptico

Es el tipo de emprendedor que desconfía en el éxito de los demás. Examina su actividad en el negocio y busca cual ha sido su golpe de suerte o la herencia que le dejaron sus predecesores para haber triunfado en el negocio. El escéptico no cree que el éxito sea una cuestión de suerte o de trabajo bien hecho, sino que cree que todo responde a intereses, herencias o contactos. El problema de estos perfiles es que no creen en sí mismos y están condenados a encallarse o fracasar.

2. El imitador

Este perfil copia la estrategia de otros que tuvieron éxito en su proyecto y sigue sus pasos. Imita su modelo de negocio, su página web, su estrategia e incluso su presentación de empresa.

Sin embargo, aunque muchas veces imitar o versionar un producto resulta positivo, ya que mejoras el producto inicial, hay que saber identificar cuándo estamos cruzando la línea entre la versión y la copia de un producto o de una empresa.

3. El investigador

Este perfil de emprendedor adora aprender cosas nuevas, tiene en cuenta todas las situaciones, todas las variables y diseña todo tipo de estrategias para hacer crecer su negocio.

Sin embargo, esa investigación no llega a ningún lado, ya que se convierte en la excusa ideal para no llevar a cabo las acciones pertinentes.

Si consideras que este perfil es el que mejor te encaja, debes tener en cuenta que no sirve de nada estudiar cada situación y diseñar planes y estrategias si finalmente no se llevan a cabo.

4. El decidido

Este perfil de emprendedor tiene muy claros sus objetivos y sabe que los cumplirá, aunque todavía no sabe cómo. Cree que llegar al éxito es posible sin la necesidad de copiar y hará cualquier cosa para conseguirlo. Cree en el valor del que se atreve e insistirá por ver nacer y crecer su negocio.

El emprendedor decidido sabe que para ver crecer tu negocio es necesario invertir tiempo, dinero y mucho esfuerzo, pero es posible conseguirlo. Los grandes emprendedores de la historia han tenido este perfil 

5. El experto

Este emprendedor ha pasado por todos los niveles y por todas las etapas del negocio y ha tenido éxito. En estos momentos se encarga de ampliar su negocio y de hacerlo escalable para dejar un legado en el futuro.

El emprendedor experto tiene en cuenta todas las variables que le ayudarán a alcanzar éxito. Sabe cómo conectar con sus clientes y cómo solucionar los problemas más graves. Además, se ha dado cuenta de que el tiempo es su posesión más valiosa y no tiene intención de perderlo.