Cómo medir la inteligencia emocional de tu equipo

Dentro de una empresa se viven momentos de tensión, épocas de crisis y momentos claves donde la carga de trabajo es superior a la normal. Es por ese motivo que debemos saber si nuestro equipo posee armonía social o lo que es lo mismo, si cuenta con inteligencia emocional.

La inteligencia emocional mejora el rendimiento de los integrantes, fomenta la cooperación y la creatividad del equipo y ayuda a resolver pequeños enfrentamientos o disputas que puedan surgir en ¡situaciones de tensión. Así mismo, este tipo de inteligencia fomenta la cohesión del equipo mejorando su rendimiento y armonizando el ambiente de trabajo.

 

FORMACIÓN EN INTELIGENCIA EMOCIONAL

Los aspectos que demos trabajar para formar un equipo emocionalmente inteligente son los siguientes:

 1. La confianza.

Tal y como sucede en cualquier tipo de relación, la confianza en uno mismo y en los compañeros es esencial para formar tu equipo en inteligencia emocional. Si queremos que nuestro equipo coopere y proponga soluciones eficientes necesitamos que tengan confianza en sí mismos y en sus ideas

 

2. Pertenencia al grupo.

Es importante que cada persona del equipo se sienta importante dentro del equipo. Debemos saber que hasta la tarea más pequeña es importante para el colectivo. Sólo si tenemos consciencia de unidad podremos mejorar nuestro rendimiento y trabajar codo con codo para obtener los objetivos.

 

3. Consecución de objetivos

Es fundamental que se reconozcan los logros obtenidos por los miembros del equipo o por el mismo departamento, de esta manera fomentamos la confianza y el sentimiento de unidad. 

El equipo necesita crear sus propias normas relativas a la inteligencia emocional para que, mediante su continua aplicación, éstas pasen a ser hábitos saludables para la salud del equipo en general. Estas normas deben llamar al diálogo y la confianza