Numerosas empresas se han sumado a la era digital y aprovechan las oportunidades de este nuevo mundo para su propio beneficio. Hoy en día, es muy común encontrar marcas y empresas que usan las redes sociales como principal canal de comunicación y, por supuesto, como atención al cliente.

Sin embargo, el uso de estas nuevas sinergias conlleva una serie de riesgos que muchos de nosotros desconocemos totalmente. Identificar estos riesgos y diseñar mapas para su correcto desarrollo y posterior evaluación es clave para cualquier organización.

 

Es de vital importancia que todos los trabajadores tengan nociones de las nuevas herramientas online y de cómo usarlas en beneficio de la organización, así como también es necesario diseñar e implementar controles sobre las redes sociales.

Así mismo, las unidades de Auditoría Interna deberían contemplar las redes sociales como materia a incluir en los Planes Anuales de Auditoría, ya que según el Instituto de Auditores Internos, sólo el 52% de las empresas cuentan con políticas y procedimientos relacionados con el uso de las redes sociales. Y sólo el 53% de ellas proporciona formación a los empleados sobre su adecuado uso.

En definitiva, si una empresa quiere explotar todos los recursos del medio online deberá hacerlo con conocimiento de causa y deberá contar con auditores especializados en ello que lo incluyan en los planes de auditoría y puedan evaluarlo.